Risotto de Tomate

 

¡Cómo me vuelan los días! Pero si ya estamos a viernes y yo sin traeros receta nueva! Bueno, pues que no se diga, después del maravilloso Bizcocho de chocolate, café y brandy que me marqué la semana pasada y que tanto os ha gustado, aquí os traigo una que os va a encantar, un cremoso y suave risotto de tomate y albahaca fresca al que jugando con vuestra imaginación, podéis aderezar con ingredientes que lo enriquecerán aún más! Esta receta, o muy parecida la solía preparar mi abuela y la verdad es que me encantaba…hoy con cuatro toques que yo le he ido dando a lo largo de los años, se ha convertido en una de las preferidas de mi marido.

Aquí ya se van notando los días más largos, la claridad más intensa, las temperaturas más cálidas y nuestro querido sol que ya nos acompaña más a menudo….Es el preludio de una muy deseada primavera y recetas como éstas ya empiezan a apetecer….aunque os tengo que reconocer que cuando más sabrosa la podréis disfrutar es más hacia el verano cuando los tomates estén de plena temporada. 

 

Risotto de Tomate

 

Parece que me veo, cuando era niña entrar corriendo por el precioso y típico patio andaluz de casa de mi abuela al volver del cole a medio día y preguntar mientras la abrazaba….”¿qué hay para comer abuelita?” Cuando me decía que me había preparado arroz con tomate, yo era feliz! Mi colegio estaba en el centro de la ciudad y como yo vivía en las afueras con mis padres, muchos días durante la semana, comía en su casa que quedaba a dos calles de mi cole. La echo mucho de menos, era divertida y pizpireta, una pelirroja como yo (salgo a ella, yo era la única pelirrojilla de la familia y su primera nieta…ya os imagináis: adoración mutua!) que siempre estaba inventando travesuras incluso a su edad! Solía dejarme ayudarla en la cocina mientras me contaba sus travesuras infantiles y de cómo corría por los tejados de su Chipiona natal, mientras sus tías la perseguían desde la calle. Era tronchante, jajaja!!! Pues va por ella y por que su alegría de vivir siempre sea una ejemplo para todos.

 

Risotto de Tomate

Risotto de Tomate

 

La receta no tiene mayor complicación, es sencilla y lo principal es tener claro que para que el risotto salga cremoso y el arroz suelte todo su almidón, hay que ir añadiendo el caldo poco a poco removiendo de manera constante a fuego lento y no añadir más caldo, hasta que el anterior se ha reducido completamente. El toque de mantequilla siempre le aporta cremosidad y suavidad a la textura y el caldo siempre casero o de calidad (tanto de pollo como de verduras, eso lo dejo a vuestro gusto), pues es lo que va a hacer que  el sabor sea bueno o increíble.

La salsa de tomate siempre casera! Podéis jugar con diferentes modos de prepararla pues si en casa tenéis algún resto de la que soléis hacer genial pero si no, aquí os explico una sencilla y rápida para que podáis elaborar esta receta en un plis-plas. Un poco de cebolla a dorar en una base de aceite de oliva, un diente de ajo, unos buenos tomates maduros pelados (incluso podéis mezclar diferentes variedades, lo que le aportará mayor cantidad de matices), unas hojitas de albahaca, tomillo, romero…lo que más os guste y un ratín de chup-chup y ya la tendréis lista!

Además podéis añadir durante la elaboración del arroz, algún tomatito cherry si os apetece, para una presentación más especial os quedará genial! Y por supuesto el arroz que sea arbóreo (tipo Arborio o Carnaroli, especiales para risottos), aunque si alguna vez os veis apurados y no lo tenéis a mano, con un arroz bomba podréis salir del paso airosos!

Para prepararla generalmente lo hago en una cazuela baja tipo cocotte … Pero hoy estaba de antojo y la he preparado en mi skillet Le Creuset de Claudia y Julia que no me puede tener más enamorada y el resultado ha sido perfecto!

 

Risotto de Tomate

Risotto de Tomate

 

Risotto de tomate y albahaca fresca

 

Ingredientes (para 4 personas):

  • 350g salsa de tomate frito casero
  • 1l de caldo vegetal o de pollo
  • 1 cucharada colmada de aceite de oliva
  • 1 nuez de mantequilla
  • 1 cebolla blanca muy picada
  • 2 dientes de ajo muy picados
  • 250g arroz para risotto
  • 100 ml de vino blanco
  • albahaca fresca
  • tomillo y romero frescos (opcional)
  • 80g-100g de tomatitos cherry (opcional)
  • 50g de queso Parmesano
  • sal y pimienta a gusto

Elaboración:

Si no tenemos la salsa de tomate previamente preparada comenzaremos por ahí y reservamos. Calentamos el caldo y reservamos. En una sartén de hierro profunda, o en una cazuela baja ponemos el aceite y la mantequilla a fuego medio. Añadimos la cebolla y cocinamos durante unos 7-8 minutos hasta que empieza a estar tierna, añadimos a continuación el ajo picado el tomillo y romero fresco y cocinamos un minuto más para seguidamente añadir la salsa de tomate,  removemos y seguidamente añadimos el vino y dejamos que reduzca un par de minutos a fuego medio alto. Agregamos el arroz y removemos para que éste adquiera sabor y quede sellado y a continuación reducimos el fuego para seguir la cocción en un fuego medio-bajo.

Comenzamos ahora a verter el caldo caliente poco a poco. Dejando que el arroz cueza y absorba el caldo cada vez, antes de añadir de nuevo. Vamos repitiendo esta operación durante unos 20-25 minutos o hasta que veamos que la textura del arroz es la deseada, cremosa y tierna pero sin pasarnos. Corregimos de sal y pimienta si lo vemos necesario. Si queremos preparar este arroz con tomatitos cherry, éstos los añadiremos cuando ya hemos vertido la mitad del caldo, para que tengan unos 10 minutos aproximadamente de cocción y se pongan suficientemente tiernos.

Tapamos y dejamos reposar el arroz durante un minuto. Añadimos entonces la albahaca fresca y si queremos servimos  con el Parmesano recién rallado y servimos enseguida…todos a la mesa a comer que el arroz no espera, como decía mi abuela!!

Barra-separacion