Crujientes-de-espelta-caseros

 

Recetita nueva, sencilla, original y fantástica para sorprender en vuestros aperitivos!!! Unos deliciosos Crujientes de Espelta, que en mi tierra se llaman Regañás y que hoy he tuneado para hacerlas aún más especiales considerando las fechas navideñas en las que estamos!!

Ya casi no queda nada, se nos acaba el año pero antes tenemos la Navidad para reunirnos y celebrar….aunque muchos también para recordar. Son fechas especiales, muy emotivas que nos sacan sentimientos dormidos y nos hacen sentir tanto alegría como añoranza o nostalgia. Espero que para la mayoría de vosotros sean fechas felices y que nos aporten mucha luz en nuestras vidas, que la necesitamos!! 

 

Regañas-de-espelta-caseras

Crujientes-recien-horneados

 

Este año ha sido un año intenso, lleno hasta rebosar, pues me han pasado muchísimas cosas. Mentiría si os dijera que todas buenas, por que no ha sido así. He tenido momentos mejores … como las sonrisas de mis hijos, vuestro cariño en el blog y en las redes sociales, las muchas colaboraciones nuevas, el cariño de tantas amigas gallegas que he dejado en la tierriña a la que tanto quiero, la bienvenida de mis buenas amigas de Sitges, recuperar los momentos con los abuelos…tantos y tantos buenos momentos por suerte! Pero también momentos duros, como fue este verano con mi papi tan enfermito o el que pasamos hace unos días con la pérdida repentina de un amigo entrañable. Pero esa es la vida, con su lado bueno y su lado no tan bueno que te hace parar en seco y pensar… que de todo tenemos que sacar el lado positivo, sonreír y seguir hacia adelante con mas fuerza!

 

Crujientes-caseros

regañas-caseras

 

Bueno, vamos a centrarnos en la receta de hoy con la que además he colaborado en el Calendario de Adviento del precioso blog de la tienda online HolamamaPaula, encantadora y gaditana como yo, a la que conozco desde hace ya algún tiempo por redes sociales, me propuso colaborar con su Calendario de Adviento y no pude rechazarlo. Conocéis su tienda?? Pues ya estáis tardando, os enamorará!

La receta es un puntazo para triunfar en cualquiera de los aperitivos de estas fiestas…Aunque como cena ligera acompañadas de cualquier resto que encontremos en la nevera, después de las copiosas comidas de Navidad tampoco es mala opción!! Finitas, crujientes y con sabores….Son un auténtico vicio!!

Datos sobre la harina de Espelta:

El gluten de la harina de espelta es más frágil que el de la harina de trigo, con lo que os recomiendo un amasado mucho más suave y no amasar de más, ya que si nos pasamos, nuestra masa podría adquirir una textura desmenuzable. Y debido a esta estructura de gluten más frágil las masas con harina de espelta no aumentan tanto de tamaño al levar y hornear como aquellas preparadas con harina de trigo común. Para nuestra receta, añadiéndole una parte de harina de fuerza a la proporción de ingredientes podremos conseguir una consistencia mucho mejor.

Siempre hemos de tener en cuenta que es una harina más soluble en agua que la de trigo común, especialmente si queremos adaptar otras recetas realizadas con harina de trigo y prepararlas con espelta.

La harina de espelta es más fácil de digerir  y una alternativa más saludable que la harina de trigo, mucho más pobre en gluten que otros trigos panificables, aunque ojo, sigue teniendo gluten!

Yo os animo, como alternativa, a hacerlas con la combinación de harinas de centeno y espelta (sin olvidar una proporción de harina de fuerza) pues estoy convencida de que el resultado también será extraordinario!

Aperitivo-con-regañas-caseras

Regañas-caseras-de-espelta

 

Receta Crujientes o Regañás de Espelta

 Ingredientes (4 personas)

  • 200g harina de Espelta
  • 100g harina de fuerza
  • 1 cucharadita (tsp) de azúcar
  • 1 cucharada (tbs) de aceite de sésamo
  • Sal marina en escamas
  • 7g (1 sobre) de levadura seca (acción rápida)
  • 275ml agua caliente (que no hierva)

Ingredientes aderezo:

  • Semillas de sésamo
  • 4/5 ajos tiernos
  • Semillas de amapola
  • Aceitunas negras sin hueso

 

Elaboración

Comenzamos por medir el agua caliente en un cuenco o en la misma jarra medidora, añadimos ahí mismo la cucharita de azúcar y la cucharada de aceite de sésamo y mezclamos bien.

En un cuenco grande ponemos los dos tipos de harina junto con la cucharita de escamas de sal marina, el sobre de levadura seca. A continuación vertemos el agua que tenemos reservada con el aceite y el azúcar y con la mano limpia en forma de garra removemos bien, mezclando sólido y liquido hasta obtener una masa pegajosa. Amasamos durante un par de minutos hasta que veamos que ha quedado todo integrado y que la textura, aunque pegajosa es homogénea. Cubrimos con film transparente y dejamos levar durante 2 horas en un lugar cálido y seco.

Consejo: yo siempre que tengo que dejar levando una masa, enciendo previamente el horno un par de minutos para que caldee y adquiera una temperatura de 24º o 25ºC. Apago seguidamente y cierro para que mantenga la temperatura. Ese lugar es perfecto para nuestros levados, pues está libre de corrientes y a una temperatura que favorece que nuestra levadura actúe.

La harina de espelta destaca por su gluten más frágil, por ello no esperes una gran levada, sencillamente levará algo menos del doble del volumen inicial y se abrirá en poros y grietas por la superficie. Si es así, todo perfecto!

Precalentamos el horno 180º ó 200º según vuestro horno y nos ponemos manos a la obra.

Dividimos la masa en 6 bolas. Preparamos la bandeja de horno y la cubrimos con un papel de horno. Espolvoreamos con harina de espelta y con la ayuda de un rodillo vamos estirando la primera bola de masa lo más fina que podamos, no importa la forma que adquiera, ya que cuando más rústica mas bonitas nos quedarán.

Las vamos a hacer de dos sabores, con semillas de sésamo y finas rodajitas de ajos tiernos (o cebolla tierna si os gusta más) y, de semillas de amapola y aceitunas negras a rodajitas, otras! Pero podéis hacerlas de lo que más os guste y apetezca, pipas de girasol, aceitunas verdes, puntas de sobrasada…..imaginación al poder!

Una vez estirada finamente la masa, espolvoreamos las semillas de sésamo y las rodajitas de ajos tiernos, junto con una pizca de escamas de sal (sin pasarnos pues aportan mucha salazón). Volvemos a pasar el rodillo por encima suavemente para que estos queden bien integrados y, muy importante para que la masa quede bien seca y crujiente, pinchamos toda la superficie con un tenedor dejándola completamente agujereada. Y ya la tenemos lista para meter al horno durante unos 8-10 minutos (según el horno) por un lado, le damos la vuelta y otros 3-5 minutos por el otro lado para que nos quede bien seca.

La sacamos del horno asegurándonos de que la parte central ha quedado bien hecha. Pensad que los bordes tienden a hacerse antes que el centro. Y las vamos dejando reposar sobre una rejilla para que se enfríen.

Repetiremos el proceso con cada una de las bolas de masa que tenemos alternando los sabores y aderezos con las que las queremos acompañar.

En casa fueron un éxito total y la primera tanda se acabó rápido. De la segunda tanda logré reservar algunas que se conservan en perfecto estado en un bote hermético durante días! Espero que os haya gustado y os animéis a probarla.

Felices fiestas a todos!

Barra-separacion