mozzarella-buffala-di-camppala

Ya estrenamos el mes de octubre, la verdad es que es un mes muy bonito y gastronómicamente hablando un mes muy rico en ingredientes. Ya veréis como la gastroesfera se comienza a llenar de delicias otoñales. Yo, sin embargo, esta semana os traigo un clásico, una recetita, sencilla, fácil y de lujo!! Pues como podéis ver por el título, la receta que os traigo para la masa de la pizza, es la uno de los grandes, el maestro Ibán Yarza,  que con su maravilloso libro”Pan Casero” (ed. Larousse), nos acerca a ese maravilloso mundo de los panes, las masas madres y las técnicas y trucos para hacer pan en casa sin complicarnos demasiado la vida! Y para que la pizza sea un lujo completo, la vamos a aderezar con mi receta de salsa de tomate frito casero que podéis encontrar AQUIY como queso, una mozzarella búfala campana que le da el toque para que esta pizza se convierta en vuestra favorita! 

 

corte-de-pizza-casera

masa-pizza-con-salsa-tomate-casero

 

 

En casa la pizza casera nunca falta, todos los domingos a media tarde ya dejo la masa preparada fermentando para que esté lista para la cena y los peques no perdonan “…mama hoy con frankfurts…..mami hoy le pones jamón y champiñones … pues a nosotros nos gusta con verdura…” nuestra perdición de domingo noche! He probado diferentes recetas de masa, con el tiempo he ido añadiendo y modificando ingredientes según la preferíamos más gruesa o más fina, pero desde que me regalaron el libro de Ibán Yarza, esta receta se ha convertido en nuestra favorita, pues yo ahora preparo la masa como os voy a contar a continuación, en cualquier momento que tengo un ratillo, la divido en tres envases herméticos y a la nevera donde se puede conservar hasta tres días, comodísimo!!  Y es que como él mismo dice, el reposo en la nevera puede hacer milagros: “un gran sabor y una textura extraordinaria”.

amasamos-masa-pizza-casera

pizza-margarita-con-buffala

Y es precisamente el dejar la masa de pizza un par de noches reposando en el frigorífico, es precisamente lo que evita que tengas que amasar, con lo que el proceso se acorta considerablemente ya que sencillamente sacamos la bola de masa de la nevera, estiramos suavemente, añades tus ingredientes y al horno!!!

Otra cosita importante es la calidad de la harina. Yo siempre las compro en la panadería/obrador cerca de casa (tienes también tiendas online con harinas de primerísima calidad) pues es el ingrediente fundamental en cualquier receta con masa y no conviene escatimar.

En casa te harán la ola y disfrutaréis de unas pizzas caseras deliciosas, sanísimas y que, al ser un lienzo en blanco, puedes aderezar con los ingredientes que más os gusten. Venga, vamos a por la receta!

salsa-tomate-frito-casero

pizza-con-receta-masa-iban-yarza

Pizza Margarita Tradicional 

Ingredientes para la masa (para 3 bases)

  • 525 g Harina panificable de buena calidad (10-11% de proteína)
  • 340 g Agua
  • 20 g Aceite de oliva
  • 11 g Sal (yo puse 20g pues en casa nos gusta un pelo más salada)
  • 5 g Levadura fresca (1,5 g de levadura seca)

Ingredientes para el relleno:

  • 6 ó 7 cucharadas de salsa de tomate frito casero (podemos utilizar tomate fresco hecho puré y escurrido)
  • 1 bola de queso mozzarella búfala campana escurrida
  • Chorrito de aceite de oliva (a gusto)
  • Albahaca fresca u orégano (a gusto)

 

Elaboración:

Comenzamos con la masa. Como esta es un masa que no necesita ser trabajada, en un bol grande disolvemos la levadura en el agua y a continuación incorporamos el resto de los ingredientes. Los mezclamos bien con la mano, obteniendo una masa bastante pegajosa. La dejamos reposar cubierta con un paño durante unos 15 min. Enharinamos sin abusar, la superficie de la mesa o encimera y la volcamos, la plegamos un par de veces sobre si misma y la volvemos a dejar reposar 5 minutos. A continuación la dividimos en tres porciones de unos 300 gr cada una aproximadamente y las guardamos en tres tuppers o envases herméticos previamente untados con aceite en forma de pelotita. Guardamos en el frigorífico durante uno, dos o tres días, según queramos utilizarla.

Pasados esos días, nuestra masa habrá aumentado de tamaño. Calentamos el horno a 250ºC mientras vamos montando nuestras pizzas. Con mucho cuidado, sacamos la porción de masa y la ponemos en la mesa enharinada y vamos aplastando con las yemas de los dedos, comenzando por la parte más cercana a nosotros y estirando hacia adelante. Vamos estirando (utilizamos un poco más de harina si lo vemos necesario para que no se pegue) dando vueltas a la masa y con las yemas estirando hacia afuera, haciendo movimientos circulares en forma de abanico.  Una vez formada la colocamos sobre un papel de horno y metemos al horno bien caliente (25 minutos de precalentado) depositándo la masa directamente sobre la base del horno, encima de la chapa que oculta la resistencia, lo que producirá un golpe de calor que hará que nuestra base quede crujiente. Pasados unos minutos y en cuanto vemos que comienza a dorar, la sacamos rapidamente, colocamos con rapidez los ingredientes del relleno y la volvemos a meter debajo del grill esta vez, a potencia máxima. En cuestión de unos minutos ya tendremos nuestra pizza. Podemos añadir algunas hojas de albahaca fresca y lista para servir!!

Barra-separacion