Potaje ligero de alubias blancas
Tiempo de preparación
20 min
Tiempo de cocción
1 h
Remojo la noche anterior
8 h
Tiempo total
1 h 20 min
 

Un delicioso y ligero potaje de alubias perfecto para los días de primavera y otoño que no queremos guisos contundentes pero apetecen platos calientes con legumbres. Esta receta es sencillísima y se convertirá en receta de cabecera!

Ingredientes
  • 400 g Alubias blancas de calidad
  • trozo a gusto Chorizo de guiso (yo uso uno de buena calidad -gallego o de León-) Uno de buena calidad -de Jaén, gallego o de León-
  • 1 Tomate fresco En su defecto se puede usar tomate concentrado o 2 ó 3 cucharadas de tomate natural.
  • 1 Cebolla blanca
  • 2 Pencas pequeñas Apio fresco
  • 2 ó 3 Zanahorias
  • 1/2 Cabeza de ajos o un par de dientes
  • 1 Pimiento verde de freír
  • 1 cda Pimentón dulce de la Vera
  • Aceite de oliva virgen
  • Agua para cubrir en la olla
Elaboración paso a paso
  1. Comenzamos poniendo la noche anterior, las alubias en un bol a remojo en agua fría, recordad que al menos estén unas 8hrs. 

  2. Al día siguiente, una vez escurridas, las pondremos en la olla, cazuela o cocotte donde vayamos a guisarlas, las cubriremos de un agua limpia y esperamos a que rompa a hervir. Veremos que sueltan una espuma blanca, tendremos que "des-espumarlas", para ello las escurrimos bien y volvemos a ponerlas en la olla y cubrimos de nuevo con agua fría, dos dedos por encima de las alubias (si es en olla rápida vigilad de no poner mucha pues durante la cocción casi no pierde vapor).

  3. Lavamos y troceamos la verdura y la añadimos a la olla junto con la media cabeza de ajo, introducimos también el chorizo y la cucharada de pimentón. Añadimos ahora el chorro generoso de aceite de oliva. Tapamos la olla y dejamos a fuego medio unos minutos a que empiece a hervir, entonces es cuando hay que "asustar"  las alubias, esto es  para que la piel no se rompa. Para ello simplemente añadimos un vasito de agua fría para cortar el hervor. 

  4. Si la vamos a hacer en olla express, ahora taparíamos y contaríamos unos 14 min. (dependiendo del tipo de olla). Si no,  esta operación de "susto" habría que repetirla al menos un par de veces más durante la cocción en cazuela normal.

  5. Dejaremos nuestra olla a fuego lento "chup-chup" como se dice popularmente, moviendo de vez en cuando para que con el almidón de la alubia, nuestro guiso vaya espesando, siempre con mucho cuidado y suavidad para intentar no romper las alubias. Casi mejor sencillamente agitar suavemente la olla con un par de movimientos circulares y listo.

  6. Una vez veamos que la verdura ya está tierna, podemos ir sacándola (pero de la cabeza de ajo, solo un par de dientes, pues si no será demasiado fuerte el sabor) con cuidado a un pasa-purés y la trituramos, volviendo a añadirla a la cazuela. Este paso lo haríamos al final si nuestro guiso está hecho en olla express. Yo siempre lo hago con todos los guisos de legumbres, así los peques no me apartan "los trocitos de verdura" y, sin darse cuenta se los comen igualmente.

  7. Con nuestra olla tapada dejamos que se terminen de hacer durante el tiempo que sea necesario. Y es ahora que finalmente añadimos la sal, ya que no me gusta ponerla al principio pues la legumbre tiende a endurecerse.

  8. Si necesitamos que el caldo espese un poco más, simplemente lo ponemos a fuego medio destapado a que hierva unos minutos e incluso le podemos añadir una cucharada de las mismas alubias trituradas.  Igualmente, os tengo que decir que a nosotros en casa, este tipo de guisos nos gustan más hechos de un día para el otro! Ese reposo les da una textura y un sabor delicioso. Espero que os guste!