5 de 1 voto
Tarta de coco
Tiempo de preparación
30 min
 

Una tarta de coco fría, fácil de preparar pues no necesita horno, con ingredientes sencillos y accesibles con la que sorprenderás a todos en las comidas y cenas navideñas. 

Ingredientes para moldes de 18 a 22 centímetros de diámetro.

Raciones: 8 raciones
Ingredientes
  • 200 ml nata para montar 35% materia grasa
  • 250 ml Leche de coco de buena calidad, a ser posible ecologica
  • 150 g Queso Mascarpone
  • 125 g yogur griego (1 yogur de vasito pequeño)
  • 80 g de coco natural rallado
  • 6 hojas de gelatina pequeñas (pondremos 4 ó 5 si son más grandes)
  • 200 g Galletas digestive (aproximadamente unas 13 galletas)
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 60 ml sirope de Agave
  • Escamas de coco natural
  • Grosellas o cualquier otro fruto rojo para decorar
Elaboración paso a paso
  1. Comenzamos preparando la base de la tarta triturando las galletas con la ayuda de un robot o picadora. Si no disponemos de una, metemos las galletas en una bolsa zip bien cerrada y con una maja o rodillo de cocina las vamos triturando hasta que no queden trozos sino mas bien una textura polvo grueso.  

  2. Una vez trituradas fundimos la mantequilla y vertemos sobre las galletas y 30g del coco rallado, mezclamos bien y extendemos sobre la base del molde que vayamos a usar para la tarta, dejándola lo más lisa posible. A mi me gusta subir un poco por los laterales pues la tarta queda más rústica pero eso va a gustos. Aseguraros de que vuestra base no sea muy gruesa ni muy fina, medio centímetro sería lo ideal. Cubrimos con un film transparente y reservamos en la nevera mientras preparamos el relleno de la tarta.

  3. Preparamos a continuación el relleno. Lo primero vamos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría. Las dejamos a remojo unos minutos para que después se disuelvan bien y no nos queden grumos.

  4. Medimos la cantidad de leche de coco y la calentamos en el micro solo unos segundos para que adquiera algo de temperatura. Necesitamos que esté tibia para disolver en ella las hojas de gelatina. Escurrimos las hojas de gelatina y las metemos en la leche de coco caliente. Mezclamos bien para que queden disueltas y dejamos enfriar.

  5.  A continuación vamos a montar la nata, ésta debe estar bien fría para que nos quede bien firme. También ayuda que el cuenco de la batidora y las varillas también lo estén, para ello los ponemos unos minutos en el congelador. 

  6. Una vez montada la nata agregamos el sirope de Agave, el queso Mascarpone (previamente batido con un tenedor para evitar grumos y facilitar la incorporación), el yogur griego y el coco rallado restante y mezclamos con una espátula o lengua de goma con movimientos envolventes muy suaves. Probamos de sabor por si queremos que nuestro relleno esté más dulce y de ser así añadimos un poco más de sirope de Agave. 

  7. Finalmente nos aseguramos que la leche de coco con la gelatina incorporada no esté caliente para que no se nos corte la nata y la incorporamos y mezclamos bien. Obtendremos una mezcla más ligera pero luego al enfriar con la gelatina todo quedará más compacto y firme.

  8. Vertemos el relleno en el molde, alisamos la parte superior, cubrimos con film transparente y la llevamos a la nevera. Deberíamos dejarla como mínimo entre 4 y 6 horas para que cuaje. Aunque yo recomiendo hacerla de un día para otro. 

  9. Una vez vayamos a servirla, podremos desmoldarla y decorarla. Yo utilicé las atractivas escamas de coco y unas grosellas acompañadas de una ramita de lentisco bien limpio.