Pan de molde hecho en casa
Tiempo de preparación
4 h
Tiempo de cocción
30 min
Tiempo total
4 h 30 min
 

Una receta sencilla, algo elaborada pero sin complicaciones. Obtendremos un delicioso pan de molde alto, tierno pero de miga consistente con el aroma a mantequilla y el clásico toque dulzón.

Ingredientes
  • 300 g Harina panificable (10-11% de proteína)
  • 90-95 ml Agua tibia
  • 95 ml Leche tibia Yo uso Semidesnatada
  • 30 g Mantequilla
  • 7 g Sal
  • 15 g Azúcar Puedes sustituirlo por una cucharadita de miel suave.
  • 7 g Levadura fresca (3g si es levadura seca)
  • Semillas a gusto para decorar (sesamo negro, semillas de amapola, pipas de girasol y de calabaza...)
Elaboración paso a paso
  1. Yo siempre comienzo haciendo un prefermento, vertiendo en un cuenco, un par de cucharaditas de los 300g de harina, la mitad de la leche tibia, la levadura desmenuzada y la mitad del azúcar. Removemos bien hasta que quede una cremita bien integrada sin apenas grumos, tapamos y dejamos reposar unos 15minutos según la temperatura de tu cocina, serán unos minutos más. El resultado será una crema con el tamaño al doble de la que teníamos con bastante espuma en la superficie,

  2. A continuación en el bol del robot de cocina (o en uno normal si lo vais a hacer a mano) vertemos toda la harina, el azúcar restante, la sal, la mantequilla a dados, el agua, la otra mitad de la leche, y removemos suavemente solo hasta que los ingredientes queden integrados. seguidamente añadimos el prefermento y seguimos removiendo muy suavemente. 

  3. Ahora ya con todo integrado toca amasar a una velocidad media durante unos minutos hasta obtener una masa homogénea (a mano será algo más de tiempo hasta conseguir una masa elástica, manejable pero un poco pegajosa). Tapamos y dejamos reposar 10 minutos.

  4. Transcurrido ese tiempo, sacaremos la masa del bol y la trasladaremos a la mesa, en mi caso no necesito enharinarla, pues al principio se adhiere un poco, pero en seguida se despega fácilmente y se deja manejar sin problemas. Ahora trabajamos la masa haciéndola rodar y plegándola sobre si misma, durante unos 7-8 minutos (puedes hacer mini descansos entre medias). Disfrutadlo pues es un gustazo de masa, suave, satinada y elástica!

  5. Ahora la metemos de nuevo en el bol y dejamos que fermente 1 hora y media o incluso dos, en función de la temperatura de tu cocina. Se tiene que inflar bastante y cuando le presiones con el dedo, deje la marca (como en la foto de arriba).

  6. Volvemos entonces a volcar sobre la mesa de trabajo y presionando firmemente con las manos, sacamos el gas y extendemos formando un rectángulo. Plegamos los extremos mas cortos hacia dentro y desde el extremo superior vamos enrollando hacia abajo mediante amasado presionando de manera homogénea sellando bien para no dejar huecos en nuestro rulo. 

  7. Seguidamente la colocamos en el molde (20-22cm) rectangular previamente untado con mantequilla, tapamos y dejamos fermentar de nuevo 2 horas hasta que vuelva a doblar su volumen.

  8. Solo nos queda pincelar con leche, y decorar con las semillas (si nos apetece, también se puede dejar liso) y meter al horno (previamente caliente) a 200º-220º según cada horno, durante unos 30-35 minutos.