Las celebraciones siempre tienen que ser por todo lo alto, con amigos, con vosotros los que siempre estáis ahí … Y con una buena tarta, ésta tan sencilla pero a la vez tan preciosa tarta de crema de mascarpone y bizcocho de vainilla que nos haga disfrutar a todos, sonreír al verla y en la que poner las velitas para que todos soplemos! En esta ocasión cumplir 5 años compartiendo sabores y momentos desde este rincón de mi cocina (literalmente ;)) merece la mejor de las fiestas, pero sobre todo la más bonita de las tartas que esta vez he querido decorar con las flores de mi jardín. Me acompañáis en esta celebración que es tan vuestra como mía??

Estoy contenta, feliz, emocionada y con la sonrisa en la cara que da la tranquilidad de saber, que no puedo estar disfrutando más en estos momentos de mi trabajo, de lo que se ha convertido en mi pasión y de hacer lo que me gusta cada día, sin prisas, a mi ritmo y aprendiendo constantemente. Estoy en un momento bonito, como bloguera, como fotógrafa y en mi cocina. Disfruto de lo que hago pero sobre todo me encanta saber que estáis ahí y que os sigue gustando lo que hago. Son años ya compartiendo mis recetas y mis fotos, y solo tengo palabras de agradecimiento para tod@s.

El blog me ha dado mucho bueno, me ha hecho conocerme mejor, me ha llevado a aprender de todo y a sentir ganas de saber más como si otra vez fuera una niña en el cole con todo por descubrir, me ha brindado una nueva profesión con la que jamás había ni soñado pero sin la que ahora no entiendo mi vida, pero sobre todo me ha hecho conocer a personas maravillosas que hoy son grandes amig@s y con l@s que comparto mi pasión.

Creo que con estas palabras ya os lo he dicho todo, no hace falta que me alargue,  mi agradecimiento infinito y siempre por estos 5 años y por los que están por venir 😉

 

 

 

La tarta, esta toda decorada con flores de mi jardín, las preciosas camelias blancas del camelio que me traje desde mi querida Galicia, mis lavandas y el primer geranio rosa de la temporada … Sobre todo si vais a decorar con flores frescas vuestros postres, éstas deben ser aptas para estar en contacto con alimentación, así es muy importante que no hayan sido tratadas con productos químicos, las puedes encargar en tu floristería habitual e incluso en algunas fruterías, o como yo coger las de mi jardín, libres de pesticidas y bajo las que coloqué una fina cartulina para que casi no rozaran el pastel.

La crema de cobertura, no puede ser más sencilla, una tarrina de queso mascarpone con nata para montar, todo bien batido y endulzado con azúcar glas y con unas gotas de colorante de repostería “rosa empolvado” para darle ese elegante y sutil toque de color. Si no tenéis colorante a mano, siempre podéis batir unas frambuesas y añadir una pizca del jugo para que aporte ese toque rosado de manera natural.

Y el bizcocho, un básico bizcocho de vainilla, que en este caso yo he elaborado en dos moldes de 18 cm pero que dividiendo exactamente por la mitad las cantidades podréis preparar en tres moldes de 15 cm.

Ambas recetas, el bizcocho y la crema de mascarpone, son adaptadas de las de mi querida amiga Linda Lomelinoa la que como muchos sabéis tuve la oportunidad de conocer en persona y de compartir con ella junto a Eva Kosmas, una semana entera de risas, horneados de media noche, bizcochos a tutiplen y fotos muuuchas fotos durante nuestro Workshop Internacional en Sitges del que tuve el honor de ser la anfitriona. Así es que con estas recetas de ella también quería  hacer un guiño a todo aquello maravilloso que me ha sucedido durante estos años gracias a pertenecer a este mundo foodie y a descubrir la Fotografía Culinaria como mi gran pasión oculta!

Y ya no me enrollo más, os dejo con la receta de esta delicia de tarta apta para principiantes, no sin antes comentaros que el precioso Topper de la tarta con el nombre de Sabores y Momentos, es un regalo de Entre Tintas y Papel a la que desde aquí doy las gracias y que será mi alumna en pocas semanas de la nueva edición del Taller online de Fotografía y Estilismo Culinario Food & Click que impartimos Erica Schiavi y yo en La Tallerería!!! Otra gran oportunidad que se me ha brindado en este último año y de la que me siento super orgullosa, mil gracias Belen (Cupcakes a gogó) por apostar por mi desde un principio y a Erica por acompañarme en esta maravillosa aventura siendo #profesmolonas!

Gracias a tod@s!!!

 

 

Receta Tarta de crema de mascarpone y bizcocho de vainilla

Ingredientes para 16-18 porciones en 2 moldes de 18cm:

Para las bases de bizcocho de vainilla:

  • 6 huevos
  • 250g de azúcar moreno
  • 1 1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla
  • 150ml de leche (yo usé semi desnatada)
  • 60g de mantequilla
  • 240g de harina
  • 2 cucharaditas (tsp) de levadura
  • pizca de sal

Para la cobertura de Crema de Mascarpone:

  • 125g de queso mascarpone
  • 45g de azúcar glas
  • la ralladura fina de 1/2 limón
  • 180ml de nata para montar bien fría
  • unas gotas de colorante Rosa Empolvado en crema o pasta (o el color que tengas a mano)

 

Elaboración:

Bases para el bizcocho:

  1. Precalentamos el horno a 175º y preparamos los moldes (2 moldes de 18cm) untándolos de mantequilla y enharinado, o sin la harina y forrando de papel de horno la base y las paredes sobre la mantequilla.
  2. Batimos los huevos, el azúcar y la vainilla con la KA o con las varillas eléctricas durante 5 minutos hasta que haya duplicado su volumen y quede una mezcla cremosa.
  3. En un cazo calentamos la leche y la mantequilla a fuego lento sin dejar que llegue a hervir, hasta que la mantequilla se haya fundido completamente. A continuación añadimos la leche caliente muy poco a poco a la mezcla de los huevos mientras batimos con las varillas a velocidad baja.
  4. En un bol tamizamos la harina, la levadura y la sal y vamos volcando sobre la masa de huevo mientras batimos suavemente hasta obtener una masa homogénea.
  5. La repartimos por igual entre los dos moldes y horneamos durante 30-35 minutos en la parte inferior del horno.
  6. Insertamos un palillo en el centro y comprobamos que éste salga limpio antes de retirarlas del horno. Las dejamos enfriar un poco antes de desmoldarlas sobre una rejilla enfriadora. Y reservamos.

Cobertura de Mascarpone:

  1. En nuestro procesador de alimentos (KA) o con las varillas eléctricas, batimos en un bol grande, el queso mascarpone, la ralladura de limón y el azúcar glas hasta obtener una mezcla cremosa.
  2. Añadimos la nata y las gotitas de colorante a gusto y batimos unos minutos más hasta que la masa espese. Cuidado de no pasarnos de batir, tiene que tener una textura muy densa pero cremosa y suave, si nos hemos pasado un poco, añadir una pizca mas de nata de montar y mezclamos suavemente con la lengua o espátula pero ya no volveremos a batir.

Montamos el pastel:

  1. Con la ayuda de una lira cortaremos por la mitad ambas bases de bizcocho. Ponemos la primera base sobre el plato o pie de tarta que vayamos a usar y cubrimos los alrededores de ésta con papel de horno para no manchar al untar la crema. Con la espátula extenderemos la primera capa de crema suficiente para cubrir y tener un dedo de grosor. No os paséis que tiene que dar para cubrir las capas y el resto del pastel!
  2. Colocamos la siguiente capa y repetimos la operación…Podemos si nos apetece acompañar de frutillas frescas, fresas, frambuesas, arándanos…. Así sucesivamente hasta colocar todas las capas con su cobertura de queso entre ellas.
  3. Finalmente extenderemos una fina capa de cobertura por todo el pastel de manera que éste quede cubierto pero dejando ver en algunas zonas los bordes de las bases de bizcocho.
  4. Decoramos con nuestras flores o sencillamente con frutas, como más os guste! Cuidado si se utilizan flores frescas, que éstas deben ser aptas para estar en contacto con alimentación, así es muy importante que no hayan sido tratadas con productos químicos y las que compramos en las floristerías SI han sido tratadas, así es que mucha precaución.

Espero que os guste y os animéis a probarlo!!! Besotes