Tarta de Almendras

Os habéis fijado que ya están floreciendo los almendros?…nos encanta el invierno y la acogedora sensación de compartir momentos dentro de casa, pero hay que reconocer que… ver que la luz de la tarde nos acompaña cada día un ratito más, nos llena de energía y optimismo! Tenemos la suerte de vivir en una zona donde hay bastantes almendros…y este fin de semana no nos hemos podido resistir a dar un relajante paseo para disfrutar de la estampa que anuncia que se acerca la primavera…mimosas y almendros en flor!

Tarta de Almendras

Pensando en vosotros y en dibujaros una sonrisa, os hemos querido acercar uno de los más especiales que nos hemos encontrado por el camino, uno cuyo entorno nos ha parecido salido de una postal…rodeado de viñas y cargadito de flores! A nosotras los almendros nos recuerdan a nuestra infancia, hemos crecido en zonas no tan urbanizadas y eso nos ha permitido disfrutar de la naturaleza en todas sus estaciones, Patricia recuerda trepar a los almendros haciendo piruetas desde sus ramas e incluso uno que estaba en el jardín sirvió para colgar un bonito columpio de madera…

Tarta de Almendras

Tarta de Almendras

Tarta de Almendras

Como os podéis imaginar después de esta agradable tarde, hemos tenido claro cual sería la próxima receta, una dulce y de almendras, de nuestro recetario de siempre, el que nos hemos ido haciendo desde pequeñas, viendo a nuestras madres cocinar y que año tras año hemos ido ampliando  y aún ahora, siempre que un plato nos despierta la curiosidad, en cualquier momento y en cualquier lugar por su sabor, su olor, su textura …o sencillamente por como está presentado!

Tarta de Almendras

Tarta de Almendras

Tarta de Almendras

Es una receta muy sencilla  y que no requiere mucho tiempo. Aunque lo mejor es su sabor y su agradable mezcla de texturas al paladar. Y algo interesante es que aumentando los ingredientes, hasta se puede hacer del tamaño de la misma bandeja del horno, simplemente poniendo papel sulfurado, volcando y extendiendo la masa por todo el papel, para aquellas ocasiones en las que podemos tener muchos invitados y un pastel con medidas normales se nos queda pequeño.

Ingredientes:

Para la base:

  • 2 huevos
  • 140 gr. de azúcar
  • 350 ml. de nata para montar
  • 200 gr. de harina
  • 1/2 sobre de Levadura Royal

Para la cobertura:

  • 80 gr. de mantequilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 2 cucharadas soperas de leche
  • 150 gr. de almendras laminadas ( en Mercadona)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 ºC. En primer lugar elaboramos la base de nuestra tarta, en el bol de nuestra batidora eléctrica mezclamos la harina, el azúcar y la levadura, a continuación añadimos los dos huevos batiendo bien entre uno y otro. Por otro lado montamos la nata, que quede bien firme, la añadimos al bol y lo mezclamos todo bien pero con suavidad para que no se nos baje la nata, hasta que quede una textura homogénea y cremosa. Si lo estamos haciendo a mano, como cuesta un poco, ayudarse de una espátula o lengua nos lo hará más fácil, realizando movimientos suaves y envolventes al mezclar la nata montada con la masa anterior.

Volcamos la masa en un molde de unos 28 cm de diámetro, untado previamente con mantequilla, o si preferimos podemos utilizar uno de silicona que nos facilite después a la hora de desmoldar. Horneamos unos 20 minutos a 180º. Conviene vigilar un poco pues no queremos ni que se quede muy crudo ni que se haga en exceso ya que luego vamos a volver a meter al horno para tostar la cobertura. Sería conveniente conseguir un tono “rubio” que empieza a dorar para justo sacarla del horno en ese momento.

Mientras trabajaremos en la cobertura. Derretimos la mantequilla y en un cuenco la mezclaremos con el azúcar, dos cucharadas de leche y las almendras laminadas. Mezclaremos todo bien y reservamos.

Cuando tengamos la base lista, la sacamos del horno y ayudándonos de las manos, esparciremos la mezcla de mantequilla y almendras cubriendo completamente la superficie de la tarta.  Ahora hornearemos otros 20 minutos aproximadamente hasta que queden las almendras doraditas.

Seguidamente sacaremos del horno y reservamos hasta que enfríe un poco. Para presentar desmoldamos con mucho cuidado ayudandonos de un plato para darle la vuelta y seguidamente servimos en el plato en el que queramos presentar la tarta, de tal forma que las almendras queden a la vista.

Nosotras la hemos decorado con flores de almendro como símbolo del anuncio de la primavera, pero se puede adornar de muchísimas formas, dependiendo el momento en que se prepare, el motivo, el tipo de celebración… Otra forma bonita puede ser con figuras de azúcar….

Tartas de Almendras