Salmorejo-combinado-en-vasitos

 

Ya casi estamos, que ganas de verano!!! Esta receta es mis comienzos en el 2012, solo que pedía a gritos un cambio de fotos urgente….y el urgente ha sido ahora tres años después! Vamos a por ella que os va a encantar!

Apetecen recetitas frescas, sencillas, rápidas…ensaladas, cremas frías… colores radiantes, frutas y verduras de temporada cargadas de sabor…cómo nos gusta el verano! Y es que, vamos al mercado y todo nos apetece! Se nos ocurren cientos de recetas para hacer, crudas o guisadas, frías o calientes, dulces o saladas….todas con los sabores al 100%. Y yo como buena andaluza que soy uno de los platos más típicos de mi tierra en esta época del año es el Salmorejo Cordobés que nunca puede faltar en mi mesa! Pues bien, le doy un giro de tuerca para hacerlo súper atractivo y lo presento en vasitos de dos colores para las cenas de verano en la terraza con los amigos…siempre triunfo!!!!

 

Salmorejo-cordobes-en-tarritos

ingredientes-Salmorejo-cordobes

 

El clásico andaluz, ha ido evolucionando con el tiempo, pero mantiene sus orígenes con esos ingredientes tan básicos y tan humildes que dan como resultado una increíble crema fría, un aperitivo gourmet que hoy día conoce infinidad de variantes como la que os traigo yo, con este toque de remolacha le puedes dar un juego mucho más sofisticado que no deja indiferente a nadie y siempre triunfa provocando gestos de sorpresa y comentarios divertidos….aunque presentado en el clásico cuenco de barro con virutas de jamón y huevo duro, seguirá siendo nuestro salmorejo de siempre!

 

Salmorejo-tradicional-presentado-de-manera-especial

 

Receta Salmorejo Cordobés con Remolacha

La remolacha se puede cocer en casa, pero recordad al hacerlo que no hay que pelarla para que no pierda sus propiedades! Yo he utilizado las remolachas cocidas y envasadas al vacío, salen buenísimas y así la elaboración de la receta se hace mucho más rápida.

El pan para la receta, en Córdoba se usa un pan muy típico llamado telera un pan tipo candeal elaborado de forma tradicional, nosotros en casa en Cádiz  utilizamos mollete y si no,  podéis utilizar cualquiera que sea de trigo blanco “asentado” (con dos o tres días). Y sobre todo y muy importante, que los tomates sean de buena calidad, se suelen utilizar los de pera o los de rama, pero cualquier tomate que esté bien maduro servirá. El salmorejo es una crema fría de consistencia espesa y suave, para su elaboración utilizaremos la batidora americana (si tenemos la Thermomix pues mejor) o sea la de vaso/jarra y sino la de brazo nos valdrá, aunque entonces tendremos que darle algunos minutos más de batido.

Salmorejo-cordobes-con-remolacha

 

 Ingredientes para el salmorejo tradicional con remolacha:

  • 1 kg de tomates bien maduros
  • 180 g de pan blanco (la miga bien majada o triturada)
  • 1 diente de ajo o a gusto (1/2 si se prefiere mas suave)
  • 120 ml de aceite de oliva virgen
  • pizca de sal
  • 1/2 remolacha pequeña cocida (o algo más si queremos un color más intenso)

Preparación:

Empezaremos lavando, pelando y troceando los tomates, los echamos en la jarra junto con el diente de ajo pelado y descorazonado (para que no repita) y batimos bien. En este momento si se prefiere se puede colar para retirar posibles pepitas y restos de piel, yo no lo hago pues simplemente le damos más tiempo de batido y nos queda muy suave.

En cualquier caso, la volvemos a verter en la jarra de la batidora para añadirle a continuación el pan al cual daremos unos minutos para que se ablande con el jugo del tomate. Le añadimos la pizca de sal a gusto y volvemos a batir.

Finalmente el paso más importante, añadimos el aceite de oliva, pues es el que le aporta la suavidad al plato y hace que éste emulsione, lo vertemos con la batidora encendida y lo vamos añadiendo en forma de hilo sin dejar de batir, lo dejamos batiendo tanto como creamos necesario para conseguir la textura deseada, homogénea, suave y lisa.

Hasta aquí sería nuestro salmorejo tradicional, el cual puedes servir bien frío con virutas de jamón ibérico y huevo duro, de forma individual o en un bol grande al centro de la mesa.

De la jarra de la batidora extraeremos la mitad del salmorejo y lo verteremos en otra jarra. Y a la cantidad restante le añadiremos una remolacha pequeña cocida y batiremos bien hasta que no queden trocitos. Finalmente tenemos preparados los vasitos donde lo queremos presentar y tomamos la jarra del salmorejo tradicional en una mano y en la otra la jarra del que tiene la remolacha y con mucho tiento y paciencia, vamos volcando ambas jarras a la vez rellenando cada vasito, haciendo que nos queden como los de las fotos, de dos colores juntos pero no mezclados! Los dejaremos que se enfríen bien en la nevera, pues este plato gana si se sirve muy frío. Meted la cucharilla y a disfrutar!

Barra-separacion