Sirope-de-Madreselva

 

Lo sé, muchos de vosotros estaréis pensando…Madreselva?? Varios ya me lo habéis preguntado a través de Instagram y por mail, jajaja!!! Pues sí, yo también me sorprendí la primera vez que supe que la madreselva es de esas flores a las que se le pueden dar uso alimenticio, como el jazmín, las lilas, el saúco… Y con ellas y con sus extractos preparar todo aquello que se nos antoje! Yo hoy os traigo la receta del Sirope o Almíbar de Madreselva y os cuento la cantidad de posibilidades que hay en la cocina para su uso, vais a alucinar!!! Yo ya tengo mis tres botes listos para el fondo de despensa, te animas a prepararlo tu también? Se prepara en un momento, sencillamente tenéis un único requisito… Salir a pasear con una cesta, disfrutar de su olor y recoger cuantas más flores mejor….Te apuntas?

 

Honeysuckle foraging

flores-de-Madreselva

Madreselva

 

No os lo vais a creer pero estas florecillas me transportan! Hace un par de años que descubrí que se podía preparar un sirope con ellas, fue “bicheando” entre las recetas de Beth Kirby (del archiconocido blog Local Milk) y pensé, en cuanto pueda la preparo! Para ello han pasado dos años, hasta que volví a mi casa en Sitges (en aquel tiempo aún estábamos viviendo en La Coruña) en la que todas las vallas del jardín son de una frondosa madreselva que cada año por esta época me regala un intenso aroma que me enamora, me relaja, me transporta a mi niñez en la que salíamos con mami a recoger ramas de madreselva para poner jarrones y que el olor perfumara la casa.

Saber que con ellas podía llegar a cocinar y aromatizar mis recetas fue un descubrimiento fantástico!! Desde entonces he estado rebuscando recetas a las que convertir al hechizo del sirope de madreselva! Y hay muuuuchas!!! Desde vinagretas, cocteles y bebidas varias, pasando por helados y sorbetes, hasta repostería de toda clase … el truco está en ir probando para encontrar la cantidad de sirope que debes añadir para que sin modificar la receta añadas ese toque de sabor! Este año ya quizás llego tarde (lo intento!!), pero para el año que viene sino prometo traeros alguna receta con las cantidades bien ajustadas para que triunféis.

Yo, como no podía ser de otra manera me fui con mis hijas a recoger flores y los pasamos genial, nos reímos mucho, por que mientras Cintia (la segunda) se dedicaba a succionar flores sacando el dulzor cual abeja, Flavia, la mayor quiso llevar ella la cámara para hacer fotos y de ahí que me veáis en la foto de arriba…mi niña que apunta maneras fotográficas verdad?? Enfoque le falta un poco, pero tiene buen ojo y me encantó el resultado de esta foto, por eso quise compartirla con vosotros también por aquí. La verdad es que estos momentos juntas son geniales, ahora que ya son mayorcitas, hacer escapadas con ellas, ni que sea a comprar pan es divertido!! Muy recomendable pasar tiempo con los hijos, pues esos recuerdos para ellos son la mejor herencia, los recordarán siempre y con una sonrisa!

 

Madreselva-para-sirope

Ácido cítrico para preservar nuestro sirope.

Ácido cítrico para preservar nuestro sirope.

Almibar-de-Madreselva

Honeysuckle-cordial

 

Así es que no me enrollo más, os traigo la Receta del Sirope o Almíbar de Madreselva tal y como la explica en su blog Beth Kirby, pues para qué cambiar algo que sale bien? La receta no deja de ser un simple sirope o almíbar añadido a las flores de madreselva al que le añadimos limón y una pizca de ácido cítrico que actúan como conservante. Et voilà, ya tienes sirope para varios meses…imaginación al poder!

NOTAS de atrezo:

 

Receta de Sirope o Almíbar de Madreselva

Ingredientes:

  • 100g aprox. de flores de madreselva frescas, recién cogidas y lavadas (4 cups)
  • 750ml de agua (3 cups)
  • 725g de azúcar (3 cups)
  • 1 cucharadita (1 tsp) de ácido cítrico – lo compré online, en 24h lo tenía en casa y barato.
  • Ralladura de medio limón orgánico y dos o tres rodajas finas

Elaboración:

En una olla tipo cocotte llevamos a ebullición el agua y el azúcar hasta que ésta queda totalmente disuelta.

En un bote de cristal previamente esterilizado, tendremos las flores ya listas y lavadas y sobre ellas vertemos el almíbar. Añadimos la cucharadita de ácido cítrico, la ralladura y las rodajas finas de limón orgánico, tapamos y lo dejamos enfriar sobre la mesa de la cocina a temperatura ambiente.

Una vez frío lo metemos en el frigorífico durante toda la noche para que entre el tiempo a temperatura ambiente y las horas de nevera sumen 24hrs de reposo. Transcurrido ese tiempo, lo colamos y pasamos por una gasa o tela fina para retirar pequeños restos que puedan haber quedado y envasamos en pequeños botes que podremos mantener en el frigorífico varios meses.

Barra-separacion