Leche Frita

 

Nos acercamos al final de la Cuaresma y no quería dejar de dar una receta tradicional, un postre típico de estas fechas. No conseguía decidirme, son todos tan caseros, tan de nuestra infancia que cualquiera de ellos era candidato perfecto! Al final, pensando en grandes y pequeños, en su dulce sabor y en todos los recuerdos que me trae, me he decidido por la leche frita! Seguro que todos pensaréis “… mmmmm… Leche Frita!!!! …Hace años que no la pruebo, mi abuela me la hacía cuando…” pues eso es lo que hay que evitar, que solo sea un recuerdo! Con esta sencilla receta lo tenéis facilísimo. Se hace rápido y se disfruta mucho, venga tod@s a la cocina a prepararla que seguro que los ingredientes ya los tenéis en la despensa! Para Cuaresma, también tenéis en el blog la receta de las típicas Filloas gallegas que también os encantarán!!

 

Leche Frita

 

Tenía muchas ganas de traer un postre casero, de los que gustan mucho y curiosamente se están perdiendo en los hogares en los que no hay cerca una abuelita, aunque sin embargo, sea uno de los más populares de nuestro país. Quiero que esta exquisitez no desaparezca, que vuelva a estar entre las recetas de nuestra generación y que nuestros niños nos la pidan!

 

Leche Frita

 

Es un plato sano y uno de sus múltiples atractivos está en su bajo aporte calórico para su condición de “dulce”. Al estar rebozada y frita, su color es dorado, con un sabor y una textura cremosa, pero con consistencia. Para su presentación,  sencillamente la espolvoreamos de azúcar glas y canela en polvo. Para los más atrevidos, se puede flamear con un buen licor lo que le da un toque muy especial!

Leche Frita

Ingredientes:

  • 750 ml. Leche entera
  • 2 yemas de huevo
  • 60 gr. de harina fina de maíz (Maizena)
  • 75 gr. de azúcar
  • 40 gr. de mantequilla sin sal
  • La cáscara de un limón (a ser posible orgánico pues el sabor es increíble)
  • 1 ramita de canela
  • 1 vaina de vainilla o una cucharita de extracto de vainilla puro.
  • Margarina para engrasar el molde
  • Harina y 2 huevos para rebozar
  • Canela en polvo y azúcar glas para espolvorear

 

Leche Frita

Preparación:

Empezaremos poniendo toda la leche menos una taza, que reservamos, en una olla o cazo con la cáscara del limón (previamente bien limpio y sacada su cáscara con un pelador evitando la parte blanca), la ramita de canela, la mantequilla y las semillas de vainilla (que habremos sacado con mucho cuidado abriendo la vaina) a calentar a fuego medio hasta que hierva. A continuación apartamos y lo reservamos, dejando que ésta llegue a infusionar durante unos minutos. La taza de leche fria que habíamos reservado la mezclaremos con la Maizena removiendo bien para que no queden grumos (que evitarás si viertes la leche sobre la Maizena y no al revés).

Mientras en otra olla batimos con las varillas eléctricas en velocidad mínima, las yemas y el azúcar hasta que la mezcla blanquea, le añadimos la taza de leche con la harina de maíz, batiendo bien  y a continuación, volcaremos a través de un colador, la leche aromatizada. Pondremos a fuego medio removiendo de manera constante durante unos 10-12 minutos hasta que espese.

Ahora ya tendremos molde o fuente que vamos a utilizar, engrasado con un poco de margarina. Este tema realmente va a gustos, pues a nosotras nos gusta más finita pero hay quien prefieren los cortes de leche frita más gruesos, pues en función de esto elegiremos la fuente. Volcamos la crema en el molde y extendemos de manera que la superficie quede lo más lisa posible, y cubrimos con un film transparente a ras de la crema, para que no cree costra, y lo dejamos enfriar completamente. A continuación lo meteremos el el frigorífico durante varias horas (2 ó 3 mínimo), o incluso hasta el día siguiente!

Para freír, volcaremos la crema ya cuajada en un plato o bandeja, cortaremos en rectángulos o cuadrados, pasaremos cada trozo por harina (de trigo normal) y huevo batido; freiremos en una sartén con abundante aceite de oliva suave, a fuego medio para que no se nos queme el huevo. Los iremos sacando cuando ya estén dorados y los pondremos en papel absorbente para quitarles cualquier exceso de aceite. Ahora dejamos enfriar un poco y espolvoreamos con un colador,  azúcar glas  (si preferís azúcar normal) mezclado con una cucharita de canela en polvo. Y ya están listas estas delicias!

Susana, del blog Delantal o Mandil, nos ha propuesto participar en el Recetario Mañoso de Cuaresma, que es un blog creado por varios bloggers aragoneses, y con cuya iniciativa, hacen repaso a los platos típicos de ésta época del año. No hemos podido resistirnos y con esta receta colaboramos con ellos en su fabuloso recetario, que se publicará en su blog el 12 de abril.

Esperamos que disfrutéis mucho haciendo esta receta en casa durante los días de vacaciones!

Barra-separacion