Nueva receta, después de haber estado apartada de mi cámara durante este comienzo del año mientras duraba mi baja! La buena noticia es que ya tengo el alta médica y que por fin he podido realizar la primera sesión de fotos del año!! Qué ganas tenía, estoy segura de que a partir de ahora podré ir retomando el ritmo. Sí que es cierto que estoy hasta arriba de trabajo con otras cositas y con la segunda edición del Taller Food & Click que ya termina esta semana (para los que estáis ya apuntados a la lista de espera, sabed que para finales de Marzo abriremos plazo de inscripciones para la nueva edición de primavera) , pero tengo tantas recetas que me apetecen compartir que ya veréis que irán llegando.

Bueno y como muchos de vosotros que me seguís a través de Instagram y de las Stories que voy compartiendo habréis visto, tengo todos los almendros de la zona alrededor de mi casa cargaditos de flor, son tan preciosos y alegran tanto la vista…. Es el presagio de una preciosa primavera que se acerca, con todo lo que ello conlleva, la luz, el sol, los días más largos, las flores de mil colores, los olores, qué ganas!!!… No se a vosotros pero a mi las flores de final de invierno son las que más me gustan, y de todas ellas las magnolias y las flores del almendro son mis preferidas. Así es que en homenaje a ellas y al fruto que llegará, decidí prepararos unas increíbles galletas crujientes de almendra y naranja. Es una receta sencilla y rápida de preparar y para servirlas con un té o infusión, un triunfo!

 

Qué maravilla de flores verdad? La pena es lo efímeras que son, por eso estas fotos me sirven para congelar esa imagen que tanto me gusta y recordar que la primavera está a la vuelta de la esquina y que estas flores son las primeras de muchas! Además en la cocina, las almendras son unas grandes aliadas, tanto te sirven para ligar una salsa, dar un toque a un guiso, preparar unos maravillosos macarons, una tarta o unas galletas como os traigo yo hoy.

Ahora os cuento cómo preparar estas galletas, las puedes preparar algo más “gorditas” para que tengan más consistencia, o súper finitas imitando a un “encaje” para que estén muy crujientes, son una delicia y se preparan en un pis pas! Vamos que si unas amigas te dicen que vienen para casa a tomar un café o un té contigo (como me ha estado pasando a mi últimamente por haber estado en casita recuperándome de mi operación) aún tienes tiempo de prepararlas en un momento! 😉

Utilizaremos almendras crudas la minadas, que picaremos en nuestra picadora o robot de cocina junto a una pizca de semillas de hinojo o ajonjolí (esto va a gustos) que le aportará ese toque aromático. Esta receta es algo peculiar, pues la masa de nuestra galleta se cocina en el fuego antes de ser horneada, lo que le da una textura diferente. Igualmente sigo haciendo pruebas con ellas y si tengo algún consejo nuevo que averigüe con mis experimentos, ya vendré a contaros!! Venga vamos a por ella!

 

NOTA: Las fotos de este post están editadas con una de las Acciones para PS del pack “Acciones para Foodies” que vende en su tienda online Erica Schiavi 

 

 

 

Receta de Galletas crujientes de almendra y naranja

Ingredientes para 20-24 galletas:

  • 70g (1/2 cup) almendras crudas laminadas
  • (1/2 tsp) semillas de hinojo o ajonjolí.
  • 56g de mantequilla sin sal
  • 55g (1/4 cup) azúcar
  • 3 cucharadas (3 tbsp) de miel
  • 1/2 cucharadita (1/2 tsp) de sal
  • 35g (1/4 cup) de harina normal
  • 1 cucharada (1 tbp) de ralladura de naranja recién rallada (también puedes usar limón)

Elaboración:

  1. Precalentamos el horno a 180º. Preparamos dos bandejas de hornear con papel de horno.

  2. En un procesador de alimentos picamos la almendra laminada con las semillas de hinojo (o el ajonjolí, dependiendo de lo que nos guste más) hasta que esté picado pero no molido. Volcamos la picada a un cazo, añadimos la mantequilla, el azúcar, la miel y la pizca de sal y lo ponemos a fuego medio-alto, removiendo de manera constante hasta que comience a hervir y todos los ingredientes se hayan integrado. A fuego medio dejamos cocer durante un minuto y removemos del fuego. Seguidamente añadimos la harina y la ralladura de naranja (o limón). Removemos bien para que quede todo completamente mezclado y seguidamente trabajaremos de manera rápida para que no se nos seque la masa.  Con una cucharita y una lengua en la otra mano, vamos poniendo montoncitos de masa (unos 12 aproximadamente) en la primera bandeja sobre el papel de horno, dejando una separación entre cada una de ellas de unos 4 -5 cms para que no se peguen. Y otros tantos restantes en la segunda bandeja.

  3. Directamente las metemos al horno, una bandeja la colocamos  en la posición del medio y la otra en la tercera inferior. Horneamos hasta que queden bien doradas, entre 7-8 minutos, rotando las bandejas para que se hagan por todos lados por igual.

  4. Al sacarlas debemos dejarlas enfriar completamente sobre unas rejillas.

  5. Servir junto a vuestra infusión o té favoritos o sencillamente acompañando a un delicioso café recién hecho! Son un vicio, no podrás dejar de comerlas.