Flan de Mama

 

Hoy una sencilla receta, otra de esas fáciles, ricas y baratas. Una muy especial, que nos transporta a la infancia, pues nuestras madres nos lo hacen desde que éramos pequeñas. Que suerte teníamos los peques, cuando llegábamos del colegio y cada día nos encontrábamos un postre diferente para merendar. Las mamis y las abuelas nos preparaban unas meriendas de platos hechos en casa, bizcochos, tocinos de cielo, galletas, tortitas, natillas…. que en ese momento no éramos conscientes del cariño y el trabajo que habían puesto en cada uno de ellos. En casa el flan, era y es de esos habituales que nunca faltan.

Flan de Mama

 

Nosotros siempre la hemos servido de muchas maneras, en moldes o vasitos individuales cuando era para tenerlos en la nevera y que los niños los fuéramos tomando, o en molde grande y decorado  cuando era el postre de alguna comida o cena de familia y amigos.

Flan de Mama

Flan de Mama

Flan de mama

 

El flan aunque fácil de hacer, tiene algún truco, especialmente si queremos conseguir que quede fino y liso sin esa apariencia de “superficie lunar” llena de agujeros y pompas, que por otro lado le dan un aspecto de más casero. Lo primero es no poner mucha temperatura en el horno pues el agua del baño María no debe hervir; y lo segundo es no batir mucho la mezcla para que no le entre mucho aire.

Flan de Mama

Ingredientes:

  • 1 lata de leche condensada (bote pequeño) de 370 gr.
  • 1 lata y 1/2 de leche entera
  • 3 huevos
Para el caramelo:
  • 150 gr. de azúcar
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • Unas cuantas gotas de zumo de limón

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.

Primero empezaremos preparando el caramelo, pondremos un cazo al fuego cuando notamos que ya está el fondo caliente, es cuando echamos el azúcar y el agua y aunque tengamos la tentación de remover no lo hagáis y dejarlo quieto a fuego medio. Cuando pasado un ratito empieza a burbujear,   veremos que poco a poco va cambiando de color, es entonces cuando girando el cazo (y no con cuchara!) vamos desplazando un poco el azúcar para que se vaya haciendo por igual. Cuando el caramelo está casi hecho y toda el azúcar disuelta con un tono tostado añadimos las gotitas de limón y volvemos a remover girando el cazo. Cuidado que el caramelo quema bastante! Apartamos y poco a poco vamos caramelizando el fondo del o  de los moldes girándolos también para repartirlo bien. Reservamos.

Flan de mama

 

Preparamos un recipiente o bandeja profunda para meter al horno y hacer el baño María, la llenamos de agua y la metemos al horno para que se vaya calentando en el nivel 3. En un cuenco pondremos la leche condensada, rebañando bien y esta misma lata la utilizaremos para medir la leche entera, verteremos entonces una lata y media de leche entera. Con las varillas manuales iremos mezclando suavemente. En un bol pequeño batiremos los huevos muy suavemente también para evitar que entre aire (por lo de los agujeritos) y los añadiremos a la mezcla de las dos leches.

Una vez batido vertemos la mezcla en el molde ya caramelizado y lo colocamos en la bandeja que teníamos en el horno para hacer el baño María (cuidado no quemarse!). Acordaos de vigilar que el agua no hierva. Bueno, ahora viene la única pega, el flan tardará más o menos en cuajar dependiendo del tamaño del o de los moldes y si son uno o varios no tendrá el mismo tiempo de cocción, así que tendremos que vigilarlo. Aunque para dar un idea aproximada, cuando se hace en un molde grande rectangular como el que presentamos aquí, serán unos 45-50 minutos, dependiendo del horno. Los moldes pequeños tardarán algo menos. Si queremos saber cuándo esta listo podemos pinchar con una aguja a ver si sale seca o mover un poco el molde para ver si el flan tiembla mucho, lo que querrá decir que aún le queda un poco.

Ahora lo sacaremos del horno y lo dejaremos enfriar sin sacar el molde del agua. Después lo meteremos en la nevera hasta el día siguiente o  al menos  4 ó 5 horas para que esté bien cuajado.

Flan de Mama

Flan de Mama

 

Barra-separacion