espinacas-con-bechamel

 

Ya vuelvo con una receta de esas clásicas, sencillas y de las que te hacen la boca agua con un poco de sabor a horno encendido!! La tregua del mes de septiembre ya acaba y el otoño entra en mi cocina para  re-establecer los horarios habituales, ya vuelvo a preparar las recetas “de diario”,  vamos que entre semana se acabaron las comidas capricho de las vacaciones, jajaja! Así es que ya estoy liada montando los menús para los días de semana para tenerlo todo atado y que no se me despiste ningún ingrediente ….. ¡Volvemos a la carga con las verduras a diario! Y esta receta de Espinacas a la crema gratinadas, aunque es de verduras…es de las que tienen textura y sabor!! Esta receta es la que le he preparado al blog de Claudia & Julia para mi colaboración de este mes. Cuando Claudia me pidió una receta que habitualmente presentara en estas preciosas mini cocottes… lo tuve claro enseguida pues esta receta de espinacas cuando quiero lucirla siempre la presento en ellas, quedan chulisimas!!!

espinacas-receta-julia-child

espinacas-a-la-crema

espinacas

 

¡Las espinacas preparadas de cualquier manera son una verdura excelente! La variedad de hojas pequeñas y más tiernas pueden hacerse directamente en una sartén a fuego lento con algo de mantequilla (o aceite de oliva) y sal en su propio jugo. Aunque lo habitual es escaldarlas primero en abundante agua con sal, y luego escurrirse bien y ponerse a fuego lento con aceite o mantequilla para que queden salteadas con todo su sabor. Las espinacas combinan con casi todo, pescado, pollo, jamón, chuletas, huevos…. Se pueden utilizar para rellenos de empanadillas, canelones, pasteles de verduras y hasta soufflés.

Yo cuando las preparo así  a la crema gratinadas, las sirvo a veces como primer plato y otras como guarnición a una carne o un pescado, dependiendo del menú. Su sabor es intenso y ese punto de cremosidad extrema hacen que sea un básico irresistible. Habitualmente, como en casa somos familia numerosa, las presento en una fuente rectangular apta para horno donde les doy el gratinado final con su quesito fundido y crujiente … Pero como os he dicho cuando estoy de capricho utilizo mis mini-cocottes para presentarlas en raciones individuales y quedan que enamoran!! Directo del horno a la mesa, como a mi me gusta.

Para esta receta además me guío de los sabios consejos de Julia Child, que en su libro “El arte de la cocina Francesa” tiene todo un apartado sobre este tipo de recetas. Aunque la receta original se hace con nata ligera o crema de leche, yo personalmente la preparo siempre con leche para no hacerla tan pesada. ¡Espero que os gusten! Ya sabéis, para la receta haced click AQUÍ!!!

 

espinacas-gratinada-en-cocottes

espinacas-bechamel-gratinadas