bundt-cake-persimon

 

No me puedo creer la cantidad de días que hacía que no venía por aquí con una receta nueva!!! No os lo vais a creer pero, en mi día a día, de la cocina no salgo ehh?? jajaja… No paro de cocinar, para mi familia, para los peques y sus meriendas de cole (la de Halloween fue sonada!), para las colaboraciones que realizo con las diferentes empresas elaborando contenidos para ellos… Y por supuesto para probar recetas que luego os traigo por aquí! Sin embargo, voy tan liada y tan pillada de tiempo que reconozco que muchas no quedan plasmadas en fotografías. Bueno, para ser honesta, también es cierto que las últimas semanas de preparativos de nuestro Taller online de Fotografía y Estilismo Culinario junto a mi amiga Erica Schiavi, y el comienzo del mismo este lunes pasado, me han tenido bastante ocupada! Ahora ya está completo y ambas estamos a pleno rendimiento con nuestras alumnas que lo están dando todo y además, estamos felices de ver sus progresos y de acompañarlas en su aprendizaje!! Volviendo al tema, pues como definitivamente tengo que poner remedio a lo de estar algo perdida, hoy lo compenso con esta maravillosa receta de lo más otoñal!

Por fin el otoño nos deja ver las preciosas alfombras de hojas secas y no me he podido reprimir. Las redes están cargadas de preciosas calabazas, deliciosas recetas cargadas de colores ocres, texturas cálidas y sabores especiados… De calabaza ya tenéis varias recetas en el blog, ÉSTA, ÉSTA, ÉSTA y ÉSTA…. Pero, y si la de hoy, es de una increíble pero menos conocida fruta de temporada que nos va a regalar uno de los mejores sabores del otoño?? Esa opción me gustó, así es que vamos a por la receta de este maravilloso bundt cake de caqui persimon con glaseado de mandarinas para disfrutar junto a una taza de té o café de estas preciosas tardes de otoño!!

 

fruta-caqui

 

Voy a empezar aclarando lo que muchas amigas me preguntan, son los caquis y los caquis persimon la misma fruta??? Pues no lo parece pero sí! Os lo voy a explicar, ambos son de la variedad “rojo brillante”, poseen las mismas propiedades, el mismo color y sabor. La única característica que los diferencia es la textura, ya que los caquis persimon poseen una pulpa dura y la pulpa de los caquis convencionales es blanda. Esta diferencia en realidad es importante ya que no se comen igual, ni se comercializan de la misma forma. Los caquis convencionales se comen con cuchara, ya que al ser tan blandos es realmente complicado cortarlos en gajos y comérnoslo como hacemos con la mayoría de frutas. Los kakis o caquis persimon se comen como si fuera una manzana o pera, exactamente igual. A la hora de comercializarlos, con los caquis convencionales el principal problema es lo delicados que son, es muy fácil que estos sufran desperfectos al transportarlos ya que son extremadamente débiles. Es por esto que su comercialización se reduce a pequeños comercios locales. La pulpa de los caquis persimon (los que veis en las fotos), al ser dura, permite el envasado así es mucho más fácil comercializarlos, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Además los caquis son frutas ricas en vitaminas A, C y E y lo mejor es que se ha demostrado que tienen potentes efectos antioxidantes que ayudan a nuestro organismo a evitar muchas enfermedades degenerativas.

 

A pesar de que esta receta no da mucha cantidad de masa como para llenar un molde grande al completo, quise usar mi molde de alumino Kugelhopf de Nordic Warepues queda tan elegante y bonito que enamora!

La receta es una adaptación de una receta americana que yo solía preparar con calabaza. Sabed que en casa no somos muy dulzones así es que le he rebajado la cantidad de azúcar (de 220 gr. a 150 gr.), pues además el glaseado con mandarinas ya le aporta aún más dulzor. Pero por supuesto probad y añadid las cantidades que más os gusten.

 

bundtcakecaqui

kaki-caqui-persimon

caquispersimon

persimonbundtcake

Bundt cake de Caqui Persimon con glaseado de mandarinas

Tiempos:

  • 20 min. preparación
  • 40min. horneados

 

Dificultad: Fácil

Ingredientes:

Para el Bizcocho

  • 3 – 4 Caquis persimons maduros pelados y triturados (usar batidora para ello)
  • 1 cucharita (teaspoon) bicarbonato sódico
  • 2 cucharitas (ts) levadura química (Royal)
  • 115g mantequilla
  • 150g azúcar moreno de caña
  • 350g harina
  • 1 huevo
  • 1 cucharita (ts) canela molida
  • 1/4 cucharita (ts) clavo molido
  • 1/4 cucharita (ts) jengibre molido
  • 1/4 cucharita (ts) nuez moscada

Para el glaseado

  • 120g azúcar glas
  • 2 cucharadas de zumo de mandarina
  • semillas de amapola

Preparación: 

  1. Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo. Preparamos el molde engrasándolo con mantequilla o preferiblemente con un spray desmoldante de repostería.
  2. En un cuenco mezclamos el puré de persimon y el bicarbonato sódico. No os preocupéis si el puré se asienta y se vuelve más sólido, es una reacción normal.
  3. En el cuenco de vuestro procesador Kitchen Aid (o similar) si tenéis, o sencillamente en un cuenco grande en el que podáis batir, montáis la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta que quede cremosa y suave (un par o tres de minutos).
  4. Añadimos el puré de persimon y el huevo batiendo bien hasta que quede todo bien mezclado. A continuación dejaremos de batir con el procesador de alimentos y continuaremos con la espátula de silicona para integrar todos los ingredientes secos (harina, levadura, nuez moscada, clavo molido, jengibre molido y canela molida) previamente mezclados y tamizados. Mezclamos todo bien con movimientos envolventes hasta coseguir una masa homogenea. No mover en exceso para que no se nos baje la masa.
  5. Vertemos la masa en el molde engrasado y horneamos 45 minutos o hasta que al clavar un palillo o punta de un cuchillo, este salga limpio. No abrir nunca el horno durante el proceso de horneado.
  6. Lo sacamos y dejamos que enfríe unos minutos antes de desmoldar. Luego, desmoldamos y dejamos que enfríe completamente en una rejilla antes de verter por encima el glaseado.
  7. Preparamos el glaseado batiendo en un bol, el azúcar glas con las dos cucharadas de zumo de mandarina (podéis utilizar también zumo de limón o sencillamente agua), hasta conseguir la textura deseada. Si no lo queremos tan espeso podemos añadirle unas gotas más de liquido.
  8. Chorreamos por encima del bundt cake y espolvoreamos de semillas de amapola.

Espero que os haya gustado la receta y que os animéis a probarla! Feliz fin de semana!!

Barra-separacion