bocaditoscuquinweb

Ya ha llegado la Navidad al blog!!! No lo puedo remediar, esta época del año me encanta, siempre me gustó, desde muy pequeña y muchos de mis bonitos recuerdos de la infancia son precisamente en estos días….En los que decorábamos la casa mis hermanos y yo, salíamos a buscar musgo y ramitas de lentisco con mi padre para el Belén y yo ayudaba a mami en la cocina preparando deliciosos menús y poniendo la mesa con la cristalería y la vajilla…esa tan especial que solo se utilizaba en estas fechas! La casa se llenaba de ambiente, venían los abuelos, primos, tíos y amigos…que bien lo pasábamos!!

Ahora como todos mis hermanos estamos cada uno en una punta del mapa (tendremos que esperar a verano para estar todos juntos), mis padres tendrán que repartirse las fechas y pasar unos días con unos y otros días con otros….a mi me toca disfrutarlos en Navidad, así que será mi hija mayor la que comenzará a tener esos bonitos recuerdos mientras me ayuda con todos esos mismos detalles en los que yo ayudaba a la mía, la vida se repite!!

Bodegón Bocaditos de Marisco

Bocaditos de Marisco

Como  sabéis, este lunes pasado publicamos la Revista Digital Cuquin Magazine Food & Photography, espero os haya gustado mucho y que hayáis descubierto en ella muchas ideas para los menús que elaboraréis durante estos días. Pues si os apetece cotillearla y descubrir esta y otras recetas,  podéis clicar aquí  y os llevará directamente a la revista, la receta la encontraréis en las paginas 40-41.
Es una receta elaborada, por los diferentes pasos que tiene, pero fácil y deliciosa! Tienen un sabor y una textura muy suave por eso gusta tanto a peques como a mayores. Y lo mejor, la podéis realizar días antes y tenerlas congeladas para ser usadas justo el día que las queráis servir. En casa siempre las sirvo en el aperitivo de la cena de nochebuena y vuelan!!!!!

Bocaditos de Marisco

Bocaditos de Marisco para Navidad

En casa siempre las tengo ya preparadas en el congelador, las voy haciendo por tandas grandes y así solo tienes que ir sacando y friendo justo en el momento para comer. Es un plato que sale económico y verdaderamente, una vez que le coges el truco a lo de hacer bechamel para croquetas…es coser y cantar!

Ingredientes:

Para el caldo de pescado:

  • Cabeza y espinas de merluza y/o rape
  • 1 tomate
  • 1 pimiento verde
  • ½ cebolla
  • Hoja de laurel
  • Chorrito de aceite de oliva
  • Pizca de sal
  • 1 cdta. de sobrasada

Para el caldo de mejillones:

  • 1/2 kg de mejillones
  • chorrito de vino oloroso (o cualquiera que tengáis a mano)

Para la  masa de croquetas:

  • 800 ml. de leche
  • 400 ml. de caldo de mejillones
  • 340 ml. caldo de pescado
  • 150 ml. aceite de oliva
  • 110 gr. de mejillones al vapor pelados.
  • 240 gr. de harina
  • ½ cebolla picada
  • 2 huevos y pan rallado para rebozar

Preparación (para unas 60-70 croquetas dependiendo del tamaño que le déis):

Comenzamos preparando el caldo de pescado, en una olla mediana ponemos todos los ingredientes y agua a cubrir. Dejamos cocer a fuego medio durante unos 30 ó 35 min. Cuidando de sacar la posible espuma blanca que expulsen las cabezas al comienzo de la ebullición. Una vez listo, colamos y reservamos.

A continuación, preparamos los mejillones. Los limpiamos muy bien. En una olla ponemos un fondo del caldo de pescado que tenemos reservado (unos dos deditos), chorrito de vino oloroso que le dará un gusto exquisito y vertemos los mejillones. Lo ponemos a fuego fuerte y los vamos sacando con una cuchara o espumadera a medida que se vayan abriendo (para que no se sequen).  Una vez acabado el proceso, en el vaso de la batidora colamos el caldo sobrante y añadiremos unos 100 gr de los mejillones pelados. Batimos y reservamos.

Ahora nos ponemos con la masa:  en una sartén grande ponemos el aceite y rehogamos la cebollita picada. Una vez bien pochada, le añadimos la harina y dejamos sofreír para quitarle el gusto a crudo, a partir de aquí comenzamos a añadir los líquidos y a elaborar nuestra bechamel. Primero comenzamos con el caldo de pescado, iremos añadiendo poco a poco sin dejar de remover, siempre con movimientos envolventes y el fuego medio-alto. Seguidamente, la leche de la misma forma, poco a poco y sin dejar de mover. Cuanto más mareas la masa, más suave quedará después. Seguimos hasta incorporar  toda la leche y salpimentamos a gusto. Ahora ya solo nos queda verter el caldo con los mejillones triturados e incorporarlos a la masa con movimientos suaves. En total realizando esta masa, podemos pasarnos unos 20 minutos removiendo de manera constante, de esta manera obtendremos una bechamel suave que hará que nuestras croquetas sean muy cremosas. Estará lista cuando de manera compacta, al remover, toda ella se separa de la sartén.

Volcamos nuestra masa en un plato o fuente honda y una vez que empieza a templar, la cubrimos con un film transparente pegado a la masa, de esta forma evitaremos que le salga esa costra seca tan incómoda a la hora de liar nuestras croquetas. Una vez se ha enfriado a temperatura ambiente (mejor que en nevera) comenzamos a preparar las bolitas (también podéis darles forma ovalada, esto va a gustos). Nos engrasamos las manos limpias con unas gotitas de aceite de oliva y vamos dando forma, pasándolas a continuación por huevo batido y pan rallado.

Ya tenemos listas las croquetas, ahora podéis reservarlas en la nevera y freír en el plazo de 24 hrs. o podemos envasar bien y congelar para ser utilizadas en los días de fiesta. Las podéis presentar en una fuente o bandeja..…y en cuestión de minutos no quedará ni una. Espero que os gusten!